Quien necesita mentir sobre su poder y teme perderlo es quien oculta y revisa la Historia.

15 05 2010

Desde hace muchos años, en España se han realizado más de 4.000 exhumaciones de cadáveres sin que haya habido problemas graves, salvo los retrasos y penalidades de quienes han pretendido identificarlos y exhumarlos. Han pasado desapercibidas, sin ruido, sin escándalo.

En plena espiral de escándalos de corrupción vinculados a muchos cargos del PP, aparece un juez que pide que la justicia se sacuda la caspa, el disimulo y la hipocresía en un tema como el de las desapariciones forzosas de la dictadura fascista del General Franco.

Pero también (re) aparece Falange Española, el partido del General golpista Franco, y Manos Limpias (no confundir con la obra de Sastre)

denunciando a quienes “quieren restituir el nombre, el rostro y el parentesco, es decir, rescatar la verdadera identidad del olvido y de la tierra que la oculta” de miles de españolas y españoles desaparecidas durante esa dictadura de terror, muerte y analfabetismo.

¿Por qué precisamente ahora se denuncian estas investigaciones?

La Constitución Española de 1978 (CE1978) no se hizo para esconder el pasado, renunciar a conocer la historia y, mucho menos, se hizo para enterrar la dignidad de miles de españoles y españolas inocentes. La CE1978 no dice en ningún momento que se olviden las desapariciones de miles de personas durante el régimen fascista de Franco. La CE1978 es un gran Pacto Social realizado en un momento muy concreto de nuestra Historia, en una sociedad muy concreta, en un contexto y condiciones sociales y políticas muy concretas y es un Pacto que garantizaba la convivencia democrática ad futurum, incluso renunciando a muchos derechos legítimos de reparación de la dignidad personal y colectiva, de todo tipo, social, económica, patrimonial, etc. Y ha tenido un éxito notable. Pero en ningún momento imponía el deber de renuncia sobre el legítimo derecho a la reparación de la dignidad.

La Constitución de 1978 no se hizo para ocultar la verdad.Tres décadas después, con la investigación de los miles y miles de desapariciones realizadas y/o planificadas por una dictadura de corte fascista, de las más duras, más largas y más represivas que se han impuesto a una sociedad o a un país en Europa,

¿qué impide a una sociedad conocer la verdad, miles de verdades y alcanzar la paz interior y exterior?Es lógico y justo que se quiera hacer luz sobre las desapariciones de españoles. Las familias y allegados a las miles de personas desaparecidas durante la dictadura de corte fascista tienen derecho y merecen intentar conocer dónde están sus familiares, conocer dónde fueron escondidas, los motivos, si sufrieron torturas y cerrar un capítulo tan doloroso.

Si los más de CIEN MIL españoles y españolas que han sido represaliadas, víctimas de torturas y desapariciones lo hubieran sido en un país distinto al nuestro, ¿se opondría alguien a las mismas investigaciones del juez Garzón? ¿Hubiera denunciado alguien al juez Garzón? ¿No estaríamos hablando del más elevado patriotismo? ¿Cómo habrían llamado a quien hubiera impedido investigar, como han hecho organizaciones de la extrema derecha? ¿anti-españoles, anti-patriotas…?

Por mucho que lo “cacareen”, no estamos ante ningún proceso de revisión de la Historia. Falsear la historia, hacer desaparecer a quienes piensan diferente, a quienes se resisten a que se les impongan ideas o formas de vivir; ocultar sistemáticamente información a la sociedad, montar grandes mentiras de Estado, etc. es precisamente lo que hacen las dictaduras, los regímenes represivos y otros que, escondidos bajo el manto de la democracia, pretenden aniquilar todo y a todos los que se oponen a sus intereses. En nuestro país, estamos hartos de escuchar palabrerías disfrazadas de discursos que intentan ocultar el pasado, ocultándolo y mintiendo sobre el mismo, para intentar hacernos creer que “todo comienza cuando un determinado señor o señora (quien habla) llegó al poder” (la aburrida cacofonía que soportamos del Alcalde de Molina y cualquier concejal es el mejor ejemplo).

Fueron precisamente esas miles de personas desaparecidas quienes sufrieron las persecuciones y muerte por un Estado dictatorial que organizó un aparato policial y de seguridad represivos contra su propia población; fueron esas personas quienes sufrieron el terror, la mentira y una nueva Historia impuestas por un Estado de forma calculada y masiva, al amparo de una estructura ideológica, social y política, como nadie hoy duda en España, Europa o en el mundo.

Quienes imparten justicia no deberían temer a perder poder alguno, por cuanto no tienen más poder que reparar.

Quienes tienen derecho a ser reparados por la justicia son las víctimas.

Quienes permiten que la justicia se convierta en Verduga de la historia se convierten en colaboradores de los verdugos históricos.  

 

 

Anuncios

Acciones

Información

One response

16 05 2010
Chusa Herrero

Manos limpias??? manos limpias los que intenta una y otra vez tapar la realidad de quienes sufrieron en primera persona la dictadura de Franco?????
Cuesta trabajo escribir desde la decepción, la verguenza, el sentimiento de derrrota.. pero debe ser mucho peor hacerlo desde la intolerancia, el desprecio, el odio o la mentira.
Nuestra transición fue un periodo concreto en un momento historico de nuestro caminar como nación, por eso, el esfuerzo de tolerancia realizado para poder devolvernos la Democracia, nada tiene que ver con seguir manteniendo mentiras y olvidos durante decadas.
Desde la imparcialidad que me da el haber tenido un abuelo en “cada bando”, creo firmemente que el derecho de las familias a saber donde estan sus muertos, prima por encima de cualquier interes.
Que se inhabilite al Juez aque han intentado llegar al fondo de esta situación, resulta incomprensible y ha fracturado a nuestro Poder Judicial desde el momento en que desde el punto de vista jurídico, existen dudas sobre si un determinado criterio a la hora de la interpretación de una ley, puede convertirse por intereses partidistas en delito.
La hipocresia y el cinismo marcan una y otra vez el camino de la rancia “derechona” española, en este asunto como lo fue con el divorcio, la ley del aborto o el matrimonio entre parejas del mismo sexo…. aplicación perfecta de la doble moral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: